Las cataratas son una de las patologías más frecuentes vinculadas al envejecimiento​. Las estadísticas indican que 2 de cada 10 mayores de 50 y 4 de cada 10 mayores de 60 viven con esta patología que es una de las principales causas de ceguera tratable en el mundo.

El problema ocurre cuando el cristalino, que es la lente que está dentro del ojo, pierde su transparencia y se torna opaca. Su principal función, que es llevar y enfocar en la retina las imágenes que luego serán transmitidas al cerebro, se ve afectada y disminuye el rendimiento de distintas funciones visuales.

«Todas las personas sufren este desgaste con el paso del tiempo, algunas antes que otras, se trata de algo normal», afirma el médico oftalmólogo Germán Bianchi.

Mirá también

Ocho síntomas

Estar atento a síntomas para realizar una consulta médica favorece el diagnóstico temprano y la posibilidad de realizar el tratamiento –en la actualidad, el único efectivo es la cirugía– que pueda conducir a una mejor calidad de vida.

A continuación, Bianchi, que es jefe de trasplante de la Clínica Nano, enumera los 8 síntomas más frecuentes de las cataratas.

Visión borrosa: el cristalino está formado, en su mayoría, por agua y proteínas. Cuando ciertas proteínas se acumulan, lo oscurecen y disminuye la luz que llega a la retina. Esta opacidad puede ser tan severa que genere visión borrosa. Las cataratas tienden a progresar lentamente, razón por la cual, la visión se deteriora gradualmente.

Cambios en visión de colores: cuando el cristalino se torna amarillento o marrón, este cambio gradual en la cantidad de tinte puede ocasionar dificultad para identificar los tonos azulados o morados.

Alteración de la sensibilidad al contraste: es la posibilidad del ojo para distinguir entre grados sutiles de contraste. La opacidad del cristalino reduce esta capacidad.

Cambios refractivos: es frecuente encontrar una «miopización» como producto de la dureza y mayor tamaño del cristalino, y cambios en el índice de refracción. Se produce una segunda visión, en donde los pacientes pueden ver mejor de cerca, pero solo en un principio.

Astigmatismo variable: ocurre como consecuencia de cambios en el índice de refracción del cristalino de manera heterogénea, pudiendo, en algunos casos, provocar visión doble.

Halos: proviene del griego y se define como «círculo de luz difusa en torno de un cuerpo luminoso», normalmente, se presenta como respuesta a luces brillantes, aunque pueden aparecer en condiciones patológicas como en pacientes con cataratas. Es muy frecuente con luces nocturnas.

Encandilamiento: provoca dolor, incomodidad y molestias con la luz. La opacidad del cristalino causa que más luz se disperse dentro del ojo. Este síntoma puede ser incapacitante. Es frecuente en personas que manejan de noche.

Alteraciones del sueño: estudios realizados en la Facultad de Medicina de Harvard demostraron que pacientes con cataratas presentaban alteraciones del ritmo circadiano y alteraciones en el rendimiento cognitivo. Los cambios en el sueño fueron producidos por las variaciones en el nivel de melatonina.

Mirá también

Mirá también



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí