El aumento sostenido de la esperanza de vida es un fenómeno que a simple vista supone una buena nueva, que amplía en el tiempo las posibilidades de desarrollo profesional de las personas, que impone un cambio en sus agendas personales y que hasta ha reprogramado la maternidad para muchas mujeres. Pero llegar a vivir más tiempo no es sinónimo de salud, existen afecciones y trastornos asociados a la edad que, cuando no se mantienen a raya, dificultan muchísimo el disfrute del «tiempo extra». 

Las enfermedades que afectan a los huesos son de las más comunes en la población adulta, con una fuerte presencia de la osteoporosis. En efecto, un estudio reciente realizado con foco en Brasil, México, Colombia y Argentina refirió que la elevada carga económica que demanda esta patología a los servicios de salud en nuestro país, demuestra la insuficiencia de tratamientos efectivos para limitar su avance.

En Argentina se proyecta que el número de fracturas a causa de osteoporosis aumentará en un 34% en los próximos diez años (de 135 mil fracturas en 2015, a 181 mil en 2030), una cifra que no suena exagerada si se conocen los números actuales de apenas una de estas lesiones. “Se estima que en nuestro país ocurren 90 fracturas de cadera por día, es decir, más de 34 mil fracturas de cadera por año”, grafica María Belén Zanchetta, médica endocrinóloga y especialista en osteología.

Las fracturas de cadera son de las más frecuentes en pacientes con osteoporosis. Bien tratada la enfermdad, son evitables.

Las fracturas de cadera son de las más frecuentes en pacientes con osteoporosis. Bien tratada la enfermdad, son evitables.

La osteoporosis es una enfermedad sistémica que afecta la salud ósea y que a nivel local alcanza a 1 de cada 5 mujeres en edad post menopáusica. No obstante, aunque tenga mayor presencia en la estructura femenina, no es exclusiva de este sexo. Como consecuencia se presentan fracturas, principalmente de muñeca, columna y cadera. «Es un síndrome que afecta a todo el esqueleto”, define el doctor Esteban Jodar Gimeno, Director del departamento de endocrinología y nutrición del Hospital Universitario Quirón de Madrid.

Mirá también

«Tiene un enorme impacto en la calidad de vida de quienes las sufren. Lo positivo es que hoy contamos con herramientas diagnósticas, como los densitómetros, que nos permiten detectar la enfermedad precozmente, es decir, antes de que aparezcan esas primeras fracturas. Porque si bien es una enfermedad que aparece en la vida adulta, tiene sus bases en la juventud” detalló el especialista.

Es en este punto donde las recomendaciones hacen especial hincapié en la efectividad de los tratamientos, para con ellos, evitar lesiones que requieran internación, cirugía y colocación de prótesis, entre otras complicaciones para los pacientes.

Grupos de riesgo

«Una de cada dos mujeres mayores de 50 años sufrirá una fractura ósea a causa de la osteoporosis» es una máxima que posiciona a la población femenina como la más propensa a sufrir este trastorno.

Pero la incidencia de estas fracturas, en particular las de cadera y columna, se incrementan con la edad tanto en mujeres como en hombres, lo que hace al paso del tiempo otro de los factores detonantes del declive óseo. La International Osteoporosis Foundation estima que tras una fractura de cadera, uno de cada tres adultos mayores resulta totalmente dependiente de asistencia.

Mirá también

“Si bien por lo general afecta a pacientes añosos, hay casos de osteoporosis secundarias que se pueden dar en personas de menor edad. Pueden estar relacionados con otras enfermedades, como la celiaquía, con algún problema de tiroides que no haya estado bien tratado o con el consumo de determinados fármacos que pueden afectar la salud ósea, como anticonvulsivantes y corticoides. Además, los pacientes que fuman tienen más riesgo de padecer osteoporosis así como los que tienen bajo peso, son sedentarias o tienen padres con antecedentes de fractura de cadera», advierte María Silvia Larroude, médica reumatóloga, osteóloga del Centro Rossi.

Aunque es mucho más alta su incidencia en las mujeres, los hombres también pueden padecer osteoporosis en la edad adulta.

Aunque es mucho más alta su incidencia en las mujeres, los hombres también pueden padecer osteoporosis en la edad adulta.

Ante todas estas situaciones, sin importar la edad, hay que hacer una densitometría. En tanto, si los factores de riesgo no están, a las mujeres se les indica una densitometría a partir de los 65 años y a los hombres a partir de los 70, precisó la especialista. 

Hacer foco en el tratamiento

“El diagnóstico lo sabemos hacer, los tratamientos los conocemos y son eficaces. Pero hay una brecha a nivel mundial que se da entre los pacientes que son diagnosticados y los que son tratados adecuadamente”, resume Zanchetta, a entender de los profesionales, el origen del creciente número de fracturas en pacientes con osteoporosis.

Mirá también

«Si uno revisa los datos, la osteoporosis es una enfermedad que representa una amenaza indiscutida para el envejecimiento saludable. Entonces, es importante destacar el concepto de «riesgo inminente», referido a que las personas que acaban de sufrir una fractura tienen un riesgo muy elevado (de un 200%, aproximadamente) de volver a fracturarse en los siguientes dos años. Esto nos da una ventana de oportunidad porque sabemos que todos los tratamientos de los que disponemos son extremadamente eficaces en esa población», suma Jodar Gimenos.

El Tai Chi es una de las disciplinas recomendadas para practicar cuando se padece osteoporosis.

El Tai Chi es una de las disciplinas recomendadas para practicar cuando se padece osteoporosis.

¿Que se entiende por tratamiento adecuado? ​ «A la hora de atender un paciente es clave analizar su vida diaria, sus consumos, cuál es su ingesta habitual de lácteos, el nivel de actividad física que realiza», menciona Larroude. El ejercicio es fundamental para este tipo de enfermedades, siendo los que comprometen a todo el esqueleto los más favorables. Aquellos en los que el paciente hace una actividad de marcha, en los que se pone en acción todo el aparato óseo.

Mirá también

Lo ideal es que la persona camine todos los días 30 minutos. «Además, hay que tener mucho cuidado con algunos ejercicios de yoga o con aquellos de torsión y flexión anterior, porque cuando el hueso está débil, ante una flexión rápida se puede fracturar una vértebra. Es recomendable el Tai Chi para mejorar el equilibrio” completa la reumatóloga.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí