Existen en el mundo miles de parejas con miembros de distintos países y que se las han ingeniado para ser un soporte y apoyo a la distancia sosteniendo su esperanza en las visitas frecuentes que podían hacerse. Muchas de ellas con planes de unificación y consolidación de la pareja en algún lugar del mundo. Es cuando el amor le gana al contexto y a la distancia. Muchas de estas parejas han quedado separadas en el mundo por el muro invisible de las fronteras cerradas.

La pandemia es, sin dudas, una enorme amenaza para el cerebro. El cerebro amenazado es a su vez un disparador de múltiples trastornos físicos y emocionales. La investigación ha demostrado que contar con una relación cercana, segura y confiable, es decir, tener una persona que sea nuestro puerto seguro en épocas de tormentas, modifica la forma en que el cerebro lee las amenazas del mundo y cómo reacciona a ellas. Por ello, contar con una relación de amor segura se constituye en una base para la salud emocional y física, mejorando nuestro sistema inmunológico.

Hace tiempo, estudiosos de las relaciones interpersonales han dado cuenta de lo terrible que resulta pasar por una situación difícil sin la presencia de nuestros seres amados. La ciencia ha demostrado que esto no solo es cierto para los niños sino también para los adultos.

La distancia de nuestros seres amados se ha vuelto hoy irreversible en muchos casos en nuestro país. Eso nos debilita, nos quita nuestra base, nuestra red de seguridad que nos permitiría enfrentar casi cualquier situación con mayor fortaleza y salud. Si hay algo peor que sufrir miedo, es sufrirlo en soledad.

Muchas personas que se encuentran en situación de distancia física con su ser amado se han organizado en grupos virtuales para brindarse apoyo e información. Estas redes dan cuenta de cómo los seres humanos nos necesitamos unos a otros para atravesar las situaciones más terribles. Uno de estos grupos de nombre Love is not tourism reúne a personas de todo el mundo.

Conmueve ser testigo del dolor de muchos y del alivio, aunque leve, que surge de la posibilidad de compartir tal sufrimiento con quienes atraviesan la misma situación. En algunos países del mundo están otorgando permisos especiales para que personas que se aman, pero cuya unión no está certificada por papeles de casamiento o residencia, puedan reencontrarse. En Argentina estamos esperando consideren esta posibilidad.

El amor no es un lujo, es una necesidad humana cableada en nuestro cerebro desde que nacemos. Los seres humanos buscamos vínculos significativos a quienes recurrir en momentos difíciles. Es decir, el amor es cuestión de supervivencia. Y la distancia de nuestro amor en momentos de tormenta nos pone en riesgo.

*Mi nombre es Natalia Gilabert, soy psicóloga clínica, terapeuta de parejas y supervisora de terapia Focalizada en las emociones certificada por ICEEFT Canadá, y enamorada de una persona que ha quedado separada de mí por el muro invisible que divide Argentina con Estados Unidos.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí