La judoca argentina Paula «Peque» Pareto, campeona olímpica, fue operada con éxito de una hernia cervical que no le permitía entrenar ni competir con normalidad, y en breve comenzará la rehabilitación para participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

«Tengo la suerte de contar con la ayuda del Comité Olímpico Argentino y el Enard que me permitieron llegar a manos de un gran equipo de profesionales de la salud y a su vez excelentes personas. Agradezco a mi equipo de siempre y a mi familia, psicólogo, amigos y entrenadores que jamás me fallan», aseguró Pareto en un mensaje que publicó en sus redes sociales.

Pareto, campeona del mundo en 2015, ganadora de una medalla de bronce en los Juegos de Beijing 2008 y una dorada en Río 2016, alcanzó este año cuatro grandes consagraciones, al obtener el oro en el Grand Slam de Ekaterimburgo (Rusia) y en el Panamericano de su categoría en Lima, a la vez que obtuvo el bronce en el Grand Prix de Montreal en julio en Canadá y finalizó séptima, en su última presentación, en el Mundial de Japón en agosto pasado.

«Para los que quieran saber, me hicieron una artrodesis cervical C5-C6, que consiste en unir con una plaquita las vértebras cervicales número 5 y 6, y evita, de esa manera, que se mueva la articulación entre esas dos vértebras, no se compriman los nervios y no se produzca dolor», puntualizó la doctora Pareto, en su cuenta personal, al confirmar que la cirugía fue exitosa.

La «Peque», de 33 años, que por esta lesión no podía competir con naturalidad, a tal punto que no pudo pelear por medalla en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, ya pone la mira en la próxima cita olímpica, donde intentará defender el oro obtenido en Brasil.

Pareto, además, es médica traumatóloga y ejerce en un hospital público de San Isidro.





Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí