Una de las protestas por la salud en Venezuela (AFP)
Una de las protestas por la salud en Venezuela (AFP)

La asociación civil venezolana Santi y sus Amigos informó este jueves que solicitó a México que interceda para que sea tomado en cuenta en el proceso de negociación entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición el tema de los niños que se encuentran a la espera de trasplante de órganos, tejidos o células.

“Hemos enviado una carta a la embajadora de México en Venezuela, con intención de solicitar su intercesión para que este tema sea tomado en cuenta durante el proceso, ya que la salud de los niños, niñas y adolescentes es una situación que nos atañe a todos como venezolanos”, reza un comunicado de la asociación.

Igualmente, recordaron que desde febrero de 2018 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares para los pacientes del área de nefrología del hospital José Manuel de los Ríos, ubicado en Caracas.

Esta situación en vez de ser solucionada, se ha agravado con el paso del tiempo, afectando directamente la vida de miles de venezolanos, incluidos los niños y niñas del hospital”, agregaron.

Por eso, hicieron un nuevo llamado al Estado venezolano y a todos los dirigentes políticos del país para que movilicen los recursos necesarios, incluso mediante el apoyo y la cooperación internacional, que permita la reactivación del Sistema de Procura de Órganos de Trasplante (SPOT), para asegurar el suministro de inmunosupresores y las condiciones idóneas en todo el proceso.

Diálogo en Venezuela
Seis de los protagonistas que estarán en la mesa de diálogo: (arriba, de izquierda a derecha) los opositores Tomás Guanipa, Stalin González y Gerardo Blyde; (abajo) los chavistas Héctor Rodríguez, Jorge Rodríguez y Nicolás Maduro Guerra

La mañana de este jueves, las madres y miembros de la organización se concentraron a las afueras del hospital y denunciaron que desde 2017 han fallecido 46 niños y adolescentes a la espera de un trasplante.

A principios de junio, 92 ONG venezolanas pidieron al Gobierno la reactivación de este programa, suspendido hace cuatro años por no “poder garantizar el suministro de inmunosupresores”, los cuales sirven para impedir que el cuerpo rechace un nuevo órgano.

El programa está suspendido desde 2017, pero venía presentando problemas y una reducción en el número de beneficiarios desde 2014, año en el que la crisis económica venezolana comenzaba a agudizarse.

En 2014 “se inició una caída del número de trasplantes, que culminó con la notificación realizada” por la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), adscrita al Ministerio de Salud, de la “suspensión del programa de donante cadáver en todo el país”.

La fundación suspendió el programa alegando que no podía seguir garantizando los inmunosupresores y, en 2019, de cara a las constantes denuncias contra el Gobierno por parte de pacientes y familiares que esperaban por trasplantes, el Ejecutivo dijo que el plan estaba paralizado debido a las sanciones económicas de EEUU.

Sin embargo, para entonces médicos y organizaciones no gubernamentales dijeron que la paralización del convenio no se debía a las sanciones, ya que el programa presentaba retrasos desde años antes.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

Quiénes representarán a la oposición venezolana y quiénes al régimen de Nicolás Maduro en la mesa de diálogo en México

El régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana se reúnen hoy a dialogar en México

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí