Hace dos meses, el Ministerio de Salud anunció un plan estratégico para regular el uso de plasma de convalecientes en pacientes con Covid-19, con el objetivo de integrar todos los proyectos de investigación vinculados a esta terapia que empezaban a surgir en diferentes instituciones, motorizados por profesionales de diversas áreas. En la actualidad, esos estudios y otros abiertos en el mundo continúan en fase experimental, bajo estrictos protocolos que atañen tanto a la donación como al suministro de plasma, pero hasta el momento no hay evidencia científica que permita establecer que la intervención es eficaz.

«No es posible comentar que a través de unas pocas transfusiones han tenido resultados favorables, confundiendo quizás a la sociedad en el sentido de que cree que el plasma cura a cualquier paciente. Esto no es verdad y en esto hay que ser muy claro”, enfatizó durante el reporte matutino del Ministerio de Salud, Daniel Fontana, coordinador de la Dirección de Sangre y Hemoderivados. “En el mundo todavía no hay ninguna comunicación que haya demostrado efectividad del plasma de pacientes recuperados para el tratamiento de Covid-19″, añadió.

Mirá también

Y pidió ser precisos a la hora de comunicar para evitar que se alienten expectativas que todavía están en terreno de prueba. Ejemplo de eso es el de un paciente internado con coronavirus en un hospital porteño que la semana pasada compartió un mensaje en redes sociales en el que contaba que había pedido que le administraran plasma, se lo habían negado y denunciaba privilegios en el acceso.

Fontana hizo un llamado a profesionales de todas las especialidades, pero fundamentalmente a los de hemoterapia y medicina transfusional: «Hay que informar sobre bases científicas cuando uno se enfrenta ante los medios de comunicación, sobre protocolos y estudios que hayan traído evidencia”, manifestó. Y les pidió que «sean muy serios en sus comunicaciones y que estén respaldadas por hechos científicos demostrables, que hoy en el mundo no los hay«.

Mirá también

El pedido desde la cartera sanitaria llegó luego de que la directora del Instituto de Hemoterapia de Buenos Aires, Nora Etchenique, comentara en una entrevista con A24 que el 85% de los 175 pacientes con coronavirus tratados en la Provincia se recuperaron y de que afirmara que la transfusión de plasma por aféresis funciona para pacientes moderados a graves. En una entrevista con Clarín había resaltado que, entre los fallecidos, a algunos se los había empezado a tratar cuando ya tenían falla multiorgánica. La médica desestimó, además, que hubiera privilegios a la hora de seleccionar candidatos a recibir la terapia.

No era la primera vez que desde la Provincia comunicaban «resultados positivos», tal como titulaba una comunicación oficial de principios de mes que destacaba la evolución favorable de 26 de los 29 pacientes tratados hasta ese momento. Eso, según el comunicado, constituía «un motivo de optimismo para las autoridades sanitarias de la Provincia de Buenos Aires quienes, a partir de la evidencia, insisten especialmente en la necesidad de que quienes superaron la enfermedad donen sangre para obtener plasma, el hemocomponente que podría convertirse en la primera ‘cura’ para la infección que acecha al mundo».

Mirá también

«Sabemos que tiene respuesta y es segura, pero no sabemos qué tan es eficaz es, porque siempre está asociado a otro tratamiento. Recién ahora están haciéndose estudios controlados, en los que a unos se les administra el plasma y a otros el tratamiento estándar, lo que permite evaluar si la estrategia es efectiva», afirmó en diálogo con Clarín Oscar Torres, presidente de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (AAHIT).

Torres cuestionó que en la Provincia, «se separaron del protocolo nacional y habilitaron el uso compasivo, lo que los llevó a un uso indiscriminado del plasma de convalecientes».

Fontana sostuvo que desde el Ministerio llaman a desestimar el uso compasivo. «Es decir, no utilizarlo en cualquier paciente y sobre todo críticos, que ya han tenido enfermedad multiorgánica y lesión multiorgánica, porque en estos pacientes está comprobado que el plasma no es para nada efectivo«.

Mirá también

El coordinador de la Dirección de Sangre y Hemoderivados destacó que tanto el ensayo clínico nacional, como los cinco estudios que llevan adelante entidades privadas (CEMIC, Hospital Italiano, Hospital Alemán, son tres de ellas, también tienen protocolos la Fundación Infant y el Hospital de Clínicas) se encuentran en evolución, todavía sin resultados preliminares.

«La mayoría de estos ensayos clínicos tratan de investigar si el plasma es efectivo en los inicios de la infección, antes de que el paciente desarrolle enfermedad pulmonar grave. La hipótesis es que el plasma puede ser beneficioso, no curar -insistió-, sino impedir que la enfermedad evolucione a etapas más graves e impedir así que el paciente ingrese a respiración mecánica”, subrayó.

Mirá también

El plan estratégico contempla además un segundo protocolo, que se llama de acceso extendido y permite ingresar pacientes bajo la misma premisa. «Estos protocolos de acceso extendido no van a permitir evaluar efectividad porque se transfunden pacientes que están recibiendo intercurrentemente otras medicaciones y es muy difícil evaluar si el resultado favorable del paciente se debió al plasma o a las otras medicaciones. No obstante, son protocolos observacionales cuyos resultados van a servir conjuntamente con los ensayos clínicos a tener más información sobre la real seguridad y efectividad del plasma», apuntó.

En ese sentido, destacó un informe de la Clínica Mayo realizado sobre 20.000 transfusiones publicado hace pocos días, que concluyó que el procedimiento es seguro. «Estos datos actualizados proporcionan evidencia sólida de que la transfusión de plasma convaleciente es segura en pacientes hospitalizados con Covid-19 y es compatible con la noción de que la administración temprana de plasma dentro del curso clínico ofrece más probabilidades de reducir la mortalidad», concluye el trabajo. No obstante, Michael Joyne, autor principal del artículo destaca: «Continuamos esforzándonos por entender el plasma de convalecientes. Nos sentimos optimistas a medida que evaluamos la creciente cantidad de datos, pero siempre nos mantenemos objetivos”.

Donación voluntaria

Fontana también hizo un llamado a los pacientes recuperados para que donen plasma, pero remarcó que se trata de un «acto absolutamente voluntario y solidario«. «No tiene que haber ningún tipo de coerción, ni obligatoriedad en esto –insistió-. Son individuos que en su libertad de elección eligen donar su plasma. Los convocamos porque es muy importante que vengan a donar para continuar con estos ensayos clínicos.»

La Dirección de Sangre y Medicina Transfusional junto con la Dirección de Acciones Territoriales está desarrollando un programa de llamado a los donantes. A quienes manifiestan intenciones de donar se los convoca a una consulta médica para ver si están en condiciones de hacerlo.

Mirá también

Cómo donar

Los voluntarios interesados en donar plasma convaleciente deberán comunicarse a los siguientes correos electrónicos y teléfonos:

Hospital El Cruce

Correo: clubdedonantesvoluntarios@hospitalelcruce.org Teléfono: (011) 4210-9000 Internos 1772 / 176 / 1766

Hospital Posadas

Correo: hemoterapia@hospitalposadas.gov.ar Teléfono: (011) 4469-9200 o (011) 4469-9300 Interno 3004

Hospital Durand

Correo: durand_hemoterapia@buenosaires.gob.ar Teléfono: (011) 4883-8426 o (011) 4952-5555 Internos 126 / 127

Hospital Vicente López y Planes

Correo: crhgeneralrodriguez@hotmail.com Teléfono: (0237) 485-3210 o (0237) 484-0323 o (0237) 484-0023 Interno 109

Fundación Hematológica Sarmiento

Correo: plasmacCOVID19@fuhesa.org.ar Teléfono: (011) 4666-9898 Celular: (011) 15 6383-3929

Fundación Hemocentro Buenos Aires

Correo: coronavirus@hemocentro.org Teléfono: (011) 4981-5020



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí