El SARS-CoV-2, virus que causa la enfermedad conocida como coronavirus o Covid-19, tiene la capacidad de mutar. Aunque el dato pueda preocuparnos, la realidad es que no es algo nuevo. Ni algo extraño.

A medida que se dan los contagios, pueden aparecer pequeños errores cuando los virus fabrican copias de sí mismos. Entonces ocurren las mutaciones, que son cambios que tienen los virus en su código genético.

Todos los virus mutan muchísimo. Las mutaciones se generan cuando se reproducen y cuando se copian, se copian mal. Se genera un error en la copia y tienen alguna pequeña diferencia con el anterior”, explica a Clarín la infectóloga Cristina Freuler, jefa de Medicina Interna del Hospital Alemán.

Esto no significa “per se” algo negativo. Es más, la mayoría de las mutaciones no tienen consecuencias.

mutaciones-variantes-cepas-covid

“Cada vez que se habla de una mutación en algo como un virus, existe la idea de que siempre es malo, pero opino que se trata de un error de percepción”, dijo en un comunicado Nipunie Rajapakse, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas en la Clínica Mayo (Estados Unidos).

“Ciertas mutaciones, en realidad, pueden debilitar al virus; otras no le causan ningún impacto y, luego, hay algunas que pueden provocar más de un problema”, completó Rajapakse.

En esa línea, Freuler detalla que muchas de estas mutaciones no tienen ninguna importancia, ningún sentido, para el virus. Y que algunas pueden ser letales, es decir, que ese virus mutado muere porque no logra mantenerse viable.

Otras pueden hacer que ese virus adopte una característica que le resulte importante: se hace más resistente o se hace más afecto a la raza humana. Por ejemplo, en la gripe aviar hubo una mutación que hizo que no solo afectara a las aves, sino también a los seres humanos.

La variante del Reino Unido (B.1.1.7) contiene 23 mutaciones. Foto AFP.

La variante del Reino Unido (B.1.1.7) contiene 23 mutaciones. Foto AFP.

Cuando se hace resistente a algún medicamento, es una adaptación evolutiva del virus y permite que pueda seguir reproduciéndose, quizás incluso en mayor número que aquel que es atacado por el antiviral y va muriendo. “Estas son las mutaciones que nos preocupan a los seres humanos”, remarca Freuler.

Ante la consulta de cuántas veces puede mutar un virus, la infectóloga responde que eso depende de cada especie viral. “Muchas veces tiene relación con la velocidad de reproducción que tiene cada una. Algunas mutan muchísimo y otras mutan menos”, diferencia.

Por ahora se han encontrado muy pocas mutaciones en los distintos nuevos coronavirus que están circulando.

“En el caso de los coronavirus, incluyendo este SARS-CoV-2, tienen el genoma RNA más grande conocido, de 30.000 nucleótidos. Eso hace que no se puedan permitir cambiar tanto como otros virus RNA”, explicó Sonia Zúñiga, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

Por este motivo, “el número de mutaciones que se observan en el SARS-CoV-2 es muy pequeño. Muchas de ellas son silenciosas, otras sí producen cambios en las proteínas del virus, pero son pocas”, agregó Zúñiga, según publicó La Vanguardia.

La primer variante detectada en Argentina, el 5 de enero, provino de un viajero de Río de Janeiro. Foto EFE.

La primer variante detectada en Argentina, el 5 de enero, provino de un viajero de Río de Janeiro. Foto EFE.

Los científicos analizan muestras de virus tomadas de personas infectadas para buscar mutaciones, a través de un proceso llamado secuenciación genética. Es el mismo método que utilizan desde hace años para estudiar bacterias, plantas, animales y humanos.

En todo el mundo se han secuenciado por ahora más de 500 mil genomas del virus que provoca Covid-19.

“Si no sabemos estas cosas, nos movemos a ciegas», dijo Sara Vetter, directora asistente de laboratorio para el Departamento de Salud de Minnesota (Estados Unidos), de acuerdo a lo difundido por AP.

Los países varían en su control de las variaciones genéticas. Gran Bretaña, por ejemplo, secuencia en torno al 10% de las muestras positivas de coronavirus, frente a menos del 1% en Estados Unidos.

Las variantes halladas en Argentina

Las distintas mutaciones se agrupan en variantes o linajes. Por ejemplo, la variante del Reino Unido (B.1.1.7) contiene 23 mutaciones respecto al virus original.

“Lo que hasta el momento sabemos —aunque continuamos aprendiendo nuevas cosas todos los días— es que las variantes sobre las que se ha informado, especialmente la británica, parece transmitirse con mayor facilidad. Es decir, se propaga más fácilmente de una a otra persona”, señaló Rajapakse.

En Argentina se detectaron la mayoría. «Hemos reconocido en nuestro país la introducción de tres variantes del virus: la de Río de Janeiro, la de Amazonas y la del Reino Unido”, informó este miércoles la directora científico-técnica del Instituto Anlis-Malbrán, Claudia Perandones.

Según expertos, las mutaciones británica y la de Sudáfrica no afectan la efectividad de las vacunas. Foto AFP.

Según expertos, las mutaciones británica y la de Sudáfrica no afectan la efectividad de las vacunas. Foto AFP.

La experta detalló el orden cronológico de las apariciones. El 5 de enero detectaron una variante de Río de Janeiro en un viajero. Once días después, hallaron la variante del Reino Unido en un turista con residencia en ese país que ingresó al nuestro por Alemania. Y el viernes pasado volvieron a identificar la de Río de Janeiro en dos turistas y en otros dos la de Amazonas.

Perandones destacó que el Ministerio de Salud compró un nuevo equipamiento de alta tecnología –llamado CovidSeq- que es la primera máquina activa en Sudamérica para monitorear mutaciones del Covid-19.

El equipo puede monitorear más de 3.000 muestras cada 24 horas. «Esto nos permite realizar un seguimiento muy intenso y muy pormenorizado de todas las variantes que circulan en nuestro país», celebró Perandones.

Dudas sobre la efectividad de las vacunas

Una inquietud que surge es si alguna de estas variantes puede evadir la protección y la inmunidad de la vacuna.

Según Freuler, se vio que en la variante británica no afectaba la eficacia de las vacunas. “Por eso, las vacunas siguen siendo efectivas para esas mutaciones”, destaca y agrega que en las otras mutaciones (las de Brasil) se está estudiando si siguen siendo efectivas o no.

También Perandones defendió la eficiencia de las vacunas para atacar a las nuevas variantes de Covid-19, al indicar que todas las evaluaciones sobre la efectividad, comunicadas oficialmente por Pfizer, Moderna y la Sputnik V de Rusia, «no se verían modificada en su efectividad».

No obstante, esta semana, se comunicó que la vacuna de Oxford-AstraZeneca no se aplicará en Sudáfrica, donde la variante hallada (la B.1.351) es dominante y esa fórmula mostró una eficacia mínima contra ella. 



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí