Foto del miércoles del primer ministro de Italia, Mario Draghi, hablando ante el Senado en Roma
Feb 17, 2021. Alberto Pizzoli/Pool via Reuters
Foto del miércoles del primer ministro de Italia, Mario Draghi, hablando ante el Senado en Roma
Feb 17, 2021. Alberto Pizzoli/Pool via Reuters (POOL/)

Por Crispian Balmer

ROMA, 17 feb (Reuters) – El primer ministro Mario Draghi prometió el miércoles reformas radicales para ayudar a reconstruir Italia luego de la pandemia de coronavirus, presentando sus prioridades antes de un voto de confianza obligatorio en su gobierno de unidad nacional.

Draghi, exjefe del Banco Central Europeo, asumió el cargo el fin de semana, encabezando una administración de base amplia que cuenta con el respaldo de partidos de todo el espectro político, para guiar a Italia a través de la crisis del coronavirus y de una recesión económica.

En su discurso inaugural ante el parlamento, Draghi declaró que su principal deber es «luchar contra la pandemia por todos los medios y salvaguardar las vidas de nuestros conciudadanos».

El primer ministro indicó que su gobierno también miraría hacia el futuro con una serie de reformas destinadas a fomentar el crecimiento a largo plazo en la tercera economía más grande de la eurozona, que está sumida en su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

«Hoy, la unidad no es una opción, la unidad es un deber. Pero es un deber guiado por lo que estoy seguro que nos une a todos: el amor a Italia», dijo Draghi al Senado.

Sus preocupaciones inmediatas serán asegurar una campaña de vacunación fluida contra el COVID-19 y reescribir los planes sobre cómo gastar más de 200.000 millones de euros (240.000 millones de dólares) de fondos de la Unión Europea destinados a reconstruir la economía.

Para garantizar que el dinero se gasta bien, Draghi señaló que quiere reformar la administración pública, que está ahogada por la burocracia y el sistema de justicia, uno de los más lentos en Europa.

Draghi se encuentra entre las figuras más respetadas de Europa después de su gestión de ocho años en el BCE, y su nombramiento como primer ministro ha sido aclamado por los inversores, como se refleja en las ventas de bonos italianos el martes que atrajeron una demanda récord.

Sin embargo, enfrenta desafíos abrumadores, entre ellos el de mantener unida a su dispar coalición, que incluye enemigos políticos con puntos de vista muy diferentes sobre temas como la inmigración y el bienestar.

Con una amplia mayoría parlamentaria en el papel, Draghi parece listo para pasar la votación de confianza del miércoles en el Senado y una votación similar en la cámara baja el jueves, el paso final necesario para que el gobierno ejerza todos sus poderes. El voto de confianza en el Senado comenzará a las 2200 GMT del miércoles.

(Reporte adicional de Gavin Jones, Angelo Amante y Giulia Segreti, Editado en español por Janisse Huambachano)

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí