Se habla mucho acerca de que las vacaciones son un momento ideal para disfrutar plenamente del sexo​, sin rutinas y, hasta incluso, contando con el aliado del tiempo y de la libertad de darle rienda suelta a la creatividad en la cama. Pero… ¿Es tan así?

El verano permite vivir más en espacios externos y hacer más actividad física y vida al aire libre. De hecho, el deporte es un generador de endorfinas, fundamental para el sexo y para activar el placer, brindando una sensación de bienestar.

«Por eso decimos que el verano estimula el sexo, en realidad los cuerpos más libres y el tener menos ropa es un afrodisíaco para el amor porque la imaginación juega un papel altamente erógeno para ambos sexos. La fantasía es el origen de la mejor sexualidad y en esta época juega un papel predominante. También hay que tener en cuenta que la soltura y liviandad de las ropas permite que todo se sienta más insinuante, provocador y hasta estimulante, como si en verano todo estuviera permitido», explica Sandra Lustgarten, psicóloga y sexóloga.

Muchas parejas esperan con ansias el momento de las vacaciones para poder cambiar la rutina y la monotonía que los invade durante todo el año.

Mirá también

«Pero para que verdaderamente cambie, no podemos quedarnos de brazos cruzados: es importante estimular el deseo, incentivarlo, renovarse y esto no está dado únicamente por el cambio de paisaje, sino también por las caricias sensuales, el encuentro afectivo, el franeleo a escondidas de los hijos y, también, por supuesto, de ‘ponerse de novios’ bajo las sábanas cada noche», apunta por su parte la psicóloga y sexóloga Mariana Kersz.

Y añade que para el caso de las parejas que durante el año han tenido inconvenientes en la sexualidad, las vacaciones suelen ser un espacio donde pueden disfrutarse sin exigencias, cuentas pendientes ni rencores. «Así, en las vacaciones puede darse el espacio ideal para estimular la fantasía y la imaginación, pero cambiar la rutina tiene que ser un compromiso de ambos, y en estos casos, es mejor planificar que dejar todo librado al azar», sostiene.

Mirá también

Más conexión

Las vacaciones son días excepcionales donde definitivamente las parejas pueden animarse a más porque están dadas todas las condiciones para liberar la libido. La clave, claramente, es no invadir esos días con la vida cotidiana. Dejar el celular para ir a la playa, olvidarse de wi-fi en el hotel, no estar chequeando mails ni mensajes para poder disfrutar verdaderamente y conectar con lo que es importante: el descanso y el placer para que todo lo demás pueda fluir sin dificultades.

Mirá también

«Para el reencuentro sexual se hacen presentes múltiples factores, los cuales afectan e inciden en cada sujeto. Sin embargo, no podemos dejar de lado que si logramos estar más relajados, en otros espacios y con otros tiempos, las situaciones que se puedan presentar darán lugar y serán más propicias para el despertar amoroso y sexual. Los beneficios pueden ser muchos al momento de capitalizar el disfrute. Ya sea por las vacaciones en sí mismas y/o por lo que en ellas nos permitimos experimentar y aprehender; es decir, conectarnos con nosotros mismos. Si logramos esa conexión, el resto se da como efecto dominó dado que lo placentero nos convoca y nos incita al disfrute», puntualiza la psicóloga Gabriela Fiel.

Salir de la rutina ayuda al buen sexo.

Salir de la rutina ayuda al buen sexo.

Beneficios

Sin lugar a dudas, salir de la rutina es una de las mejores indicaciones para tener buen sexo. Aumento de la autoestima, mayor confianza en sí mismos y en el otro, generar una mayor liberación de hormonas ligadas al bienestar y el placer, mejorar el estado de ánimo y la sensación de libertad son algunos de los beneficios que logran las parejas que se animan a romper con la rutina dentro y fuera de la cama.

«Tener relaciones en este momento del año no da más beneficios que en otros, pero puede ser que sea una época más propicia para generar una conciencia en las parejas que estuvieron comprometidos en la relación y que tienen conflictos sexuales para empezar a acercarse a lo que provocó la distancia. Si tiene que ver con un cortocircuito en la comunicación, o la falta de interés o dificultad de diálogo, o si se relaciona con ausencia de tiempo o de tareas compartidas. En esta época, al ser más largo el día, se pueden dar más probabilidades de compartir actividades juntos y de entablar un contacto más íntimo, apunta Lustgarten.

Aconsejan planificar y no dejar todo librado al azar.

Aconsejan planificar y no dejar todo librado al azar.

Consejos

Kersz brinda algunos tips vinculados a lo sexual para tener en cuenta a la hora de planificar las vacaciones:

✔️Llevar lencería sensual y juguetes eróticos, aceites, geles.

✔️Paciencia: comprender que si bien estamos de vacaciones no va a suceder milagrosamente que podamos cortar con la rutina y conectar con el descanso. Darse unos días para acomodarse y lograr el disfrute.

✔️Cuidado con las expectativas: no dejar todo para resolverlo en las vacaciones. Si la pareja tuvo conflictos durante el año y no se pidió ayuda profesional para resolverlos, en las vacaciones van a seguir existiendo y posiblemente salgan a la luz ante la menor dificultad.

✔️“La respuesta sexual que culmina con un encuentro sexual no es espontánea, pese a lo que nos han enseñado. Para lograr entrar en clima y mantenerlo a lo largo de los días, es clave alimentar la relación con fantasías, erotismo y amor. Experimentar nuevas comidas, nuevos lugares, olores, sabores, estimular todos los sentidos actúa como un disparador para generar encuentros más placenteros en vacaciones. Es fundamental disfrutar del otro haciéndose mimos, caricias y besos. Aprovechar el nuevo paisaje para hacer actividades diferentes: un picnic en el parque, una tarde de caminata por la playa, una cena frente al mar: dar y darse el tiempo necesario para organizar los días de ocio y que ambos puedan disfrutar», finaliza Kersz.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí