La actriz Agustina Posse murió a los 44 años a causa de un aneurisma cerebral. «Un aneurisma es una malformación de las arterias cerebrales, una enfermedad silenciosa que se descubrió con el sangrado«, contaba hace unos días Yaco González, su ex pareja y padre de sus dos hijos.

Silenciosa, porque el aneurisma puede no dar síntomas durante mucho tiempo o incluso nunca. Ocurren cuando hay una zona debilitada en la pared de un vaso sanguíneo del cerebro y puede estar presente desde el nacimiento (congénito) o desarrollarse en el transcurso de la vida.

Los aneurismas cerebrales son comunes, destaca un artículo informativo de Medline Plus, de la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos. Una de cada cincuenta personas tiene un aneurisma en el cerebro, pero solo un pequeño número de estos aneurismas causa síntomas o ruptura.

Diferentes tipos

Si bien existen muchos tipos de aneurismas cerebrales o intracraneales, el más común es el aneurisma sacciforme. Es más frecuente en los adultos, su tamaño puede variar desde pocos milímetros a más de un centímetro y, sobre todo cuando existe más de uno, pueden estar vinculados a un factor hereditario.

Otros tipos de aneurismas cerebrales implican un ensanchamiento de todo un vaso sanguíneo o pueden aparecer como un abombamiento de una parte. La ateroesclerosis (es decir, el endurecimiento de las arterias), traumatismos o infecciones pueden lesionar la pared vascular y ocasionar aneurismas cerebrales, precisa el artículo.

La ruptura de un aneurisma es siempre una emergencia médica. Foto Shutterstock.

La ruptura de un aneurisma es siempre una emergencia médica. Foto Shutterstock.

Factores de riesgo y síntomas

Entre los factores de riesgo se incluyen los antecedentes familiares de aneurismas, algunos problemas de salud (como la poliquistosis renal, la coartación de la aorta y endocarditis), la hipertensión, el tabaquismo, el consumo de alcohol y de drogas.

Una persona puede tener un aneurisma sin presentar ningún síntoma y que los profesionales de la salud lo detecten al hacer una resonancia magnética o una tomografía computarizada del cerebro por alguna otra causa.

«Un aneurisma cerebral puede empezar a dejar escapar una pequeña cantidad de sangre. Esto puede causar un dolor de cabeza muy fuerte que una persona puede describir como ‘el peor dolor de cabeza de su vida’«, grafica el artículo y explica que «eso significa que el dolor de cabeza podría ser un signo de advertencia de una ruptura por venir que podría suceder días o semanas después de que el dolor de cabeza sucede por primera vez».

Los síntomas también pueden ocurrir si el aneurisma ejerce presión sobre estructuras cercanas en el cerebro o se rompe y causa sangrado dentro del cerebro.

Esos síntomas pueden incluir visión doble o pérdida de la visión; dolores de cabeza, en el cuello o en el ojo; zumbidos en los oídos; confusión; caída del párpado; debilidad muscular o dificultad para moverse; problemas para hablar o pérdida de conciencia.

La ruptura de un aneurisma es siempre una emergencia médica que requiere atención inmediata, dado que es un cuadro muy grave que amenaza la vida.

«No hay forma conocida de evitar que se forme un aneurisma cerebral sacciforme. El tratamiento de la presión arterial alta puede reducir la posibilidad de que se rompa un aneurisma existente. Controlar los factores de riesgo para la ateroesclerosis puede disminuir la probabilidad de algunos tipos de aneurismas», precisa el artículo de Medline.

Y concluye: «Si se descubren a tiempo, los que no han presentado ruptura se pueden tratar antes de que causen problemas o monitorear con pruebas imagenológicas periódicas (generalmente anuales). La decisión de reparar un aneurisma cerebral que no ha presentado ruptura se basa en el tamaño, el lugar donde se localiza, la edad de la persona y su estado general de salud».



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí