(Infobae)

En medio de los problemas económicos del país y en el marco de una caída general de las ventas en diferentes rubros, el reconocido diseñador de calzado Ricky Sarkany aseguró este domingo que estaría dispuesto “a vender inmuebles, máquinas” o endeudarse, pero que “lo último que haría sería despedir gente”.

“Logramos un equipo único, invencible, somos una familia. Lo último que haría es que una persona que tiene puesta nuestra camiseta, que fue creciendo con nosotros, que tiene nuestros valores, que cuando algo pasa mal no duerme a la noche, tenga que prescindir de todo eso”, explicó. En un mano a mano con el conductor Antonio Laje por el canal América, el comerciante reconoció que su empresa también tiene dificultades como consecuencia de la pandemia, ya que “el 90% de los locales están en shoppings y más de ese porcentaje está cerrado” por el aislamiento obligatorio.

“Al tener las fábricas hasta hace muy poco tiempo sin funcionar, y ahora que con todos los protocolos estamos trabajando en grupos, con una producción del 50%, es como que estamos contentos porque estamos comiendo, pero si no reponemos lo que tenemos en la heladera, pronto se va a acabar”, señaló.

En este sentido, Sarkany destacó que su marca fue “innovadora con el servicio online” y eso les “permitió tener un lugar de vanguardia en la red y generar una cantidad de ingreso para pagarles a las vendedoras que actualmente no están trabajando”.

“Lo último que haría yo en la vida es despedir gente, porque ellos son el capital más importante que tenemos en la empresa. Podemos llegar a vender inmuebles, máquinas o endeudarnos, pero la gente es lo que más nos costó conseguir”, remarcó.

El diseñador insistió con que “lo principal es abonar todos los sueldos y luego las obligaciones fiscales, pero si queda algo pendiente se renegociará en su momento”.

Por otra parte, Sarkany manifestó que lo que más le preocupa es la situación que va a haber luego del aislamiento, porque “el tema de mantener una cuarentena por tiempo indefinido, no es algo que uno pueda considerar; el de recibir un auxilio por tiempo indefinido, tampoco”.

“Nosotros presentamos todos los papeles y recibimos el auxilio del Estado, pero una vez que uno se entera de ciertas cosas como que te dicen: ‘Bueno, ahora vamos a participar de tu empresa’. Uno dice ¿pero qué es esto? No es que yo lo pedí, es una necesidad que tenemos para seguir de alguna manera soportando este tiempo”, se lamentó.

No obstante, dio su punto de vista acerca de la situación de las empresas y se mostró bastante optimista acerca de lo que sucederá cuando pase la Pandemia. “A lo largo de mi vida, yo voy a cumplir 60 años, hemos atravesado distintas crisis y siempre hemos salido adelante. Mis padres, sobrevivientes del Holocausto, la pasaron mucho peor que esto”, sostuvo.

Con respecto a qué le dicen otros empresarios y cómo ve otros rubros, Sarkany contó que algunos de sus colegas “ven la misma realidad” que él y “se lamentan mucho”.

“Si alguien espera que yo vaya a un lugar a llorar, sepa que ese no va a ser mi caso. Soy hijo de sobrevivientes de la segunda guerra mundial, mi madre pasó la cuarentena, se podría decir, en Auschwitz. No sabía si al otro día iba a estar viva. Si tengo que volver a vender zapatos de a uno, atendiendo a los clientes, lo voy a hacer feliz”, aclaró.

Además, detalló que por el momento lo único que recibió por parte de las autoridades naciones “es esta ayuda” económica, “que bienvenida sea, pero luego vendrán líneas de crédito que los puede dar el Estado o los bancos”.

Una de las campañas de la marca. (Producción Ricky Sarkany)
Una de las campañas de la marca. (Producción Ricky Sarkany) (felixchaconr/)

“Yo veo las noticias y escucho que el Gobierno tiene mucho enojo con los empresarios y de esta, hay dos posibilidades para las personas que se van a quedar en la calle: o las toma a todas el Estado o se les da la posibilidades a emprendedores y Pymes. Pero ojo, que no va a ser solo la Argentina la única que va a levantar la mano para pedirles que generen las oportunidades van a estar en todos lados”, opinó.

Por último, explicó que, al estar los locales cerrados, mantienen las ventas online. “Muchas personas empezaron a hacer consultas a través de la página web y nuestro equipo se vio desbordado. Varias de las chicas que atendían en los locales pasaron a ese sector porque este no es el futuro sino el presente. Por otro lado, aunque los shoppings estuvieran abiertos, la gente no va a comprar más porque no hay plata y porque no puede usar calzado: no puede salir, no puede ir a una fiesta”, dijo.

“Mi padre decía hay que ver lo que todos ven y pensar lo que nadie pensó. Tengo que estar pensando en un segundo paso, que es prepararse para lo que viene. Y viene algo completamente nuevo del lado del consumidor que ya no se va a querer probar un zapato. Nuestros hijos le vana contar a nuestros nietos que nosotros íbamos a los locales a comprar ropa o zapatos”, vaticinó.

Seguí leyendo:

Ricky Sarkany recordó el encierro de su madre en un campo de concentración: “Lo que estamos viviendo ahora no me mueve un pelo”

Cómo fue la exclusiva home session que realizó Ricky Sarkany con una modelo y un fotógrafo cada uno desde su casa

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí