04/09/2020 Una pareja de ancianos en las inmediaciones del IES Gran Capitán, donde se están realizando obras, en Madrid (España), a 4 de septiembre de 2020. Las AMPAS de los colegios Tomás Bretón y Joaquín Costa y del instituto Gran Capitán, en el entorno del antiguo estadio Vicente Calderón, han alertado de que es "imposible" una vuelta segura a las clases por las obras de urbanización Mahou-Calderón. El Ayuntamiento de la capital, asegura sin embargo que los accesos a los centros educativos estarán listos al comienzo del curso.
SALUD 
Eduardo Parra - Europa Press
04/09/2020 Una pareja de ancianos en las inmediaciones del IES Gran Capitán, donde se están realizando obras, en Madrid (España), a 4 de septiembre de 2020. Las AMPAS de los colegios Tomás Bretón y Joaquín Costa y del instituto Gran Capitán, en el entorno del antiguo estadio Vicente Calderón, han alertado de que es «imposible» una vuelta segura a las clases por las obras de urbanización Mahou-Calderón. El Ayuntamiento de la capital, asegura sin embargo que los accesos a los centros educativos estarán listos al comienzo del curso.
SALUD
Eduardo Parra – Europa Press
(Eduardo Parra – Europa Press/)

OVIEDO, 1 (EUROPA PRESS)

Una investigación en la que ha participado la Universidad de Oviedo concluye que cuanto peor es la calidad del sueño peor resulta también la función de las piernas y la fuerza de los brazos en personas mayores.

El estudio se llevó a cabo con 392 personas mayores de 65 años, seleccionadas en centros de salud de Asturias, a quienes dormir mal les provocó además una mayor fragilidad — un mayor riesgo de perder la independencia ante una situación estresante para su cuerpo o para su mente, como una gripe, una caída o ansiedad–.

La investigación, publicada en la revista ‘Family Practice’, ha contado también con la participación del Servicio de Salud del Principado de Asturias, el consorcio Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) de Epidemiología y Salud Pública y la Universidad Autónoma de Madrid, según ha informado la Universidad de Oviedo en nota de prensa.

La coordinación de la investigación la ha llevado a cabo Alberto Lana Pérez, del Departamento de Medicina de la Universidad de Oviedo y del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA).

En vista de los resultados, el equipo investigador considera conveniente que el personal médico y de enfermería de atención primaria pregunten de forma rutinaria a las personas mayores por la calidad de su sueño nocturno y que realicen propuestas para mejorar su higiene de sueño más allá de los tratamientos farmacológicos habituales.

La cantidad de horas dormidas no se relacionó con el funcionamiento físico, por lo que los autores del trabajo creen que el mejor consejo es que cada persona duerma la cantidad de horas que ella misma considera necesaria para sentirse descansada por la mañana.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí