Si tuve covid ¿necesito vacunarme? Y si me vacuno, ¿tengo que seguir usando barbijo? ¿Puedo confiar en vacunas que se desarrollaron en tiempo récord? Son algunas de las dudas que se plantean desde hace meses, pero que se instalaron con más fuerza desde el inicio de las campañas de vacunación en diferentes países. Y muchas veces, las respuestas que se viralizan son falsas o erróneas.

Para contrarrestrar los mitos que circulan, dos especialistas de Johns Hopkins Medicine, en Estados Unidos, la doctora Lisa Maragakis, directora principal de Prevención de Infecciones, y el doctor Gabor Kelen, director de la Oficina de Preparación y Respuesta ante Situaciones Críticas, responden a las principales dudas y falsas creencias con datos reales y confiables, basados en la evidencia científica disponible hasta el momento.

-¿Necesito vacuname si ya tuve Covid-19?

-Las personas que se enfermaron de Covid-19 pueden beneficiarse de recibir la vacuna. Debido a los graves riesgos para la salud asociados a la enfermedad y al hecho de que es posible volver a contagiarse, puede que se les aconseje a las personas que se vacunen aunque ya se hayan infectado.

Los especialistas destacan, además, que todavía no se sabe a ciencia cierta cuánto dura la inmunidad natural (la que se genera tras superar la infección) y que se necesitan más estudios para comprender este punto más cabalmente.

Algunos países evalúan vacunar sólo con una dosis a las personas que ya pasaron la enfermedad para potenciar la inmunidad obtenida en forma natural.

-Si me vacuno contra el coronavirus ¿puedo dejar de usar barbijo?

-Las personas que se vacunan contra Covid-19 igual necesitan poner en práctica las precauciones para la prevención de infecciones. Continúe poniéndose su barbijo (mascarilla o tapabocas) y manteniéndose por lo menos a dos metros de distancia de las personas que no viven en su hogar, hasta nuevo aviso. Las vacunas no impiden que el coronavirus ingrese en su cuerpo; solo previenen que usted contraiga una forma moderada a grave de la enfermedad. Todavía no está claro si las personas vacunadas pueden portar y transmitir el virus, incluso si ellas mismas no se enferman.

-¿Vacunarme puede hacer que contraiga la enfermedad?

-La vacuna contra el Covid-19 no puede y no hará que usted contraiga Covid-19.

Los especialistas explican que las dos vacunas autorizadas en Estados Unidos, la de Pfizer-BioNTech y Moderna, basadas en ARNm, les dan instrucciones a las células para que reproduzcan una proteína que forma parte del coronavirus SARS-CoV-2, lo cual ayuda a que su cuerpo reconozca y luche contra el virus, si este ingresa en el organismo.

«La vacuna contra el Covid-19 no contiene el virus SARS-CoV-2, por eso es que usted no puede contraer la enfermedad a través de la vacuna. La proteína que ayuda a su sistema inmunitario a reconocer y luchar contra el virus no ocasiona ningún tipo de infección», subrayan.

La misma explicación aplica al resto de las vacunas autorizadas, basadas en otras tecnologías, como la Sputnik V, del laboratorio Gamaleya, que es la que se aplica en Argentina y la de Oxford-AstraZeneca, que comenzará a administrarse en breve; ambas se basan en plataformas de vector viral, es decir que utilizan un virus distinto al SARS-CoV-2 y genéticamente modificado que tampoco produce enfermedad y genera una respuesta inmunitaria segura.

-¿Son peligrosos los efectos secundarios de las vacunas?

-La vacuna contra Covid-19 puede tener efectos secundarios, pero la gran mayoría de ellos son de muy corto plazo, no son graves ni peligrosos. Algunas personas sienten dolor en el lugar de la inyección, dolores en el cuerpo, dolores de cabeza o fiebre que duran por un día o dos. Estos son signos de que la vacuna está funcionando para estimular su sistema inmunitario. Si los síntomas persisten por más de dos días, debería llamar a su médico.

En Argentina, según el 6to informe de seguridad, publicado la semana pasada, desde el inicio de la campaña de vacunación, tras la aplicación de más de 400 mil dosis, el 99,5% de los eventos adversos notificados fueron leves y moderados.

«Si tiene alergias —especialmente alergias graves, por lo cual necesita llevar consigo un autoinyector de epinefrina— hable sobre la vacuna contra el COVID-19 con su médico, quien puede evaluar su riesgo y proporcionarle más información sobre si usted puede, y cómo puede, vacunarse en forma segura», advierten los especialistas de Johns Hopkins.

En Estados Unidos, donde se vacuna con fórmulas basadas en ARNm, tras el reporte de casos de anafilaxia, la FDA (la agencia regulatoria de ese país) recomendó que las vacunas no se indiquen a las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves a cualquier componente de la vacuna y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejaron que todos los pacientes sean observados durante 15 minutos después de la vacunación por parte del persona.

-¿Puede la vacuna contra el coronavirus incidir en la fertilidad de las mujeres?

-La vacuna contra Covid-19 no afectará la fertilidad. Lo que hace es darle instrucciones al cuerpo para producir copias de la proteína Spike, que está presente en la superficie del coronavirus. Esto “enseña” al sistema inmunitario del cuerpo a luchar contra el virus que tiene esa proteína Spike específica sobre su superficie.

La confusión surgió cuando un informe falso apareció en las redes sociales, indicando que la proteína Spike de este coronavirus era la misma que otra proteína Spike llamada sincitina-1 que interviene en el desarrollo y la implantación de la placenta durante el embarazo. El informe falso señalaba que recibir la vacuna contra Covid-19 ocasionaría que el cuerpo de la mujer luchara contra esta otra proteína Spike y afectaría su fertilidad. Estas dos proteínas Spike son completamente diferentes y separadas, y recibir la vacuna no incidirá en la fertilidad de las mujeres que están buscando un embarazo, incluyendo los métodos de fecundación in vitro. Durante las pruebas de la vacuna de Pfizer, 23 voluntarias que participaban en el estudio quedaron embarazadas, y la única que perdió el embarazo no había recibido la vacuna propiamente dicha, si no un placebo.

Por otro lado, enfermarse de Covid-19 puede tener repercusiones posiblemente graves en el embarazo y en la salud de la madre.

-El desarrollo de vacunas fue acelerado ¿eso hace que no sea confiable su seguridad y eficacia?

Maragakis y Kelen responden por las vacunas de Pfizer y Moderna, que obtuvieron una eficacia que ronda el 95% en los resultados preliminares de fase 3 y «no notificaron ningún efecto secundario grave ni potencialmente mortal».

El laboratorio Gamaleya, que desarrolló la Sputnik V, obtuvo una eficacia del 94,1% y Oxford-AstraZeneca, con la ChAdOx1 comunicó una eficacia promedio de 70%. Se trata de las cuatro vacunas con resultados preliminares publicados en revistas científicas. No obstante, hasta el momento, todas las vacunas aprobadas o autorizadas para su uso de emergencia comunicaron un elevado perfil de seguridad y una eficacia superior al 66%.

Hay muchas razones por las cuales las vacunas contra el COVID-19 pudieron desarrollarse tan rápidamente, afirman los investigadores de Johns Hopkins. Las siguientes son solo algunas de ellas:

  • Las vacunas de Pfizer/BioNTech y de Moderna contra Covid-19 se crearon utilizando un método que ha estado en desarrollo por muchos años, por eso es que las compañías pudieron comenzar el proceso de desarrollo de la vacuna a principios de la pandemia.
  • China aisló y compartió la información genética sobre el nuevo coronavirus sin demora, de manera que los científicos pudieron empezar a trabajar en crear las vacunas.
  • Los fabricantes de las vacunas no se saltaron ningún paso de las pruebas, pero realizaron algunos de los pasos superponiendo las fases a fin de reunir los datos con mayor rapidez.
  • Los proyectos de vacunas tuvieron muchos recursos a disposición, puesto que los gobiernos invirtieron en la investigación o pagaron las vacunas por adelantado.
  • Algunos tipos de vacunas contra Covid-19 se crearon utilizando ARN mensajero (ARNm), lo cual permite un desarrollo más veloz que el método tradicional con el cual se producen las vacunas.
  • Las redes sociales ayudaron a las compañías a buscar y captar el interés de voluntarios para los estudios clínicos, y muchos estuvieron dispuestos a ayudar en la investigación de las vacunas.
  • Dado que el nuevo coronavirus es tan contagioso y está tan extendido, no se tardó mucho tiempo en determinar si la vacuna funcionaba en los voluntarios de los estudios clínicos que fueron vacunados.
  • Las compañías comenzaron a fabricar las vacunas en la etapa temprana del proceso, incluso antes de la aprobación de las agencias reguladoras, de manera que algunos suministros ya estaban listos cuando se obtuvo la aprobación.

-Ahora que tenemos una vacuna contra el coronavirus ¿podemos fabricar vacunas para el resfrío, el VIH y otras enfermedades?

-Los miles de virus que causan una variedad de enfermedades son muy diferentes. Muchos de ellos cambian (mutan) de un año a otro, lo cual hace difícil desarrollar una vacuna que sea eficaz por un período de tiempo prolongado.

Desarrollar vacunas para algunos virus que causan enfermedades es un trabajo muy duro. Por ejemplo, el virus que causa el VIH puede esconderse y hacerse imposible de detectar por el sistema inmunitario humano, lo cual hace sumamente difícil poder crear una vacuna contra él.

El resfrío puede ser causado por cualquiera de cientos de virus diferentes, de manera que una vacuna contra solo uno de ellos no sería muy eficaz.



Source link

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí